Facebook icon
YouTube icon

Una mala persona dejo a cuatro bebés gatitos (no sabemos si había más y escaparon o murieron aplastados por coches) abandonados. Deberias esterilizar a tu gata, no abandonar a unos ángeles en una carretera dentro de una caja. Deducimos que los dos más curiosos o valientes, salieron de la caja y ya habéis leído su final.

Estas dos pequeñas o se que quedaron paralizadas del miedo o al ver la escena dantesca de sus hermanos muertos se quedaron bloqueadas dentro de la caja.

Por lo que nos dicen, Alonzo llevaba un par de años buscándose la vida en un pueblo de Almería. Pero su sufrimiento ha terminado, ya se encuentra a salvo y bajo nuestra tutela.

Alonzo, se acabó el riesgo en la calle cruzando carreteras y el miedo de saber si comeras ese día, ya os tocaba ser felices a ti y a Cruella, que tambien ha sido rescatada con él.

Si quieres darle un hogar, escribe a lahuellaroja.almeria@gmail.com 

Un cazador nos contactaba que tenía dos galgas (madre e hija) que no le valían para cazar, y que o nos hacíamos cargo o las llevaba al veterinario para dormirlas, por qué no tenía intención de mantenerlas si no le servían. Odiamos las coacciones pero como nosotros sí tenemos corazón no como él, pues fuimos a por ellas.

Ahora Enit y Miercoles, están bajo nuestra tutela, están extremadamente delgadas pero pronto se recuperarán por qué comen como limas, jajaja. Qué hambre habrán pasado, también se han desparasitado por dentro y fuera. Se les veían las pulgas saltando...

Un cazador nos contactaba que tenía dos galgas (madre e hija) que no le valían para cazar, y que o nos hacíamos cargo o las llevaba al veterinario para dormirlas, por qué no tenía intención de mantenerlas si no le servían. Odiamos las coacciones pero como nosotros sí tenemos corazón no como él, pues fuimos a por ellas.

Ahora Miércoles y Enit, están bajo nuestra tutela, están extremadamente delgadas pero pronto se recuperarán por qué comen como limas, jajaja. Qué hambre habrán pasado, también se han desparasitado por dentro y fuera. Se les veían las pulgas saltando...

Al salir la compañera a alimentar a la pequeña colonia de los alrededores del refugio, la pequeña Orejotas, estaba allí comiéndose los restos de pienso de los gatos. No hizo falta ni llamarla ella corrió al encuentro de nuestra compañera haciendo todo tipo de fiestas. La pequeña Orejotas acompañó a la compañera sin ningún tipo de correa, hasta el interior del refugio.

Orejotas carece de chip, está muy delgadita y es extremadamente cariñosa.

Si quieres darle un hogar, escribe a lahuellaroja.almeria@gmail.com 

Páginas